EL BLOG DE SUSHIMORE

Todo lo que debes saber sobre los palillos

palillos

En Europa no se empezaron a utilizar cubiertos en la vida diaria hasta el Siglo XV, como poco. Nada que ver con los palillos chinos, que al menos se utilizan desde el siglo VI a.C.; aunque está documentado que los orientales ya cocinaban con palillos desde hace cinco milenios. Y es que ahí está el origen de los mismos: se empezaron a utilizar para cocinar y mover la comida; así como para transportar los alimentos al fuego y sacarlos una vez el alimento estaba cocinado. Posteriormente, también se utilizaban para sacar los alimentos de las perolas y ollas. Esto es algo que encaja muy bien con la gastronomía japonesa, basada en pequeños trozos que hacían que el cocinado fuera rápido y se gastara menos tiempo y energía; y sin ninguna necesidad de cuchillos para cortar.

En la zona asiática de donde proceden predomina el bambú y quizá, solo quizá, por eso en chino se les llame Zhú (竹), que también significa bambú. En un principio, rara era la vez que se hacían de otro material. Sin embargo, con el paso del tiempo y el desarrollo de la civilización, la corte empezó a utilizarlo de otros materiales más nobles como oro, plata o marfil; como signo distintivo de la clase social. De hecho, los palillos de plata se hicieron muy populares, ya que este material reaccionaba al ponerse oscuro ante algunos venenos, por lo que protegía a los emperadores de un posible envenenamiento.

No todos los palillos son iguales

La dinastía Shang, más de un milenio antes de Cristo, extendió el uso del palillo por todo Asia y cada región los adaptó a sus particularidades. Pasaron, de ese modo, a ser una parte importante de la cultura asiática. De hecho, los palillos japoneses son más cortos que los chinos por varios motivos. En primer lugar, no existe tanta tendencia a compartir los alimentos y se come de otra manera: acercando el bol a la boca. Además, son más finos, ya que la dieta japonesa es rica en pescados y se requiere de una mayor destreza para separar espinas. En realidad, en un principio los palillos japoneses estaban unidos en la parte superior, aunque rápidamente evolucionaron hacia dos palillos separados, de una longitud de 23 centímetros y lacados o barnizados; a diferencia de los chinos que son de madera al natural.

Siete normas de etiqueta en el uso de los palillos

  • Nunca batir ni golpear: parecerá que estás metiendo prisa.
  • No se tiran ni dejan al azar: se depositan de manera ordenada.
  • Nunca se cruzan: siempre en paralelo.
  • Prohibido dejarlos clavados en los alimentos o sujetos en el cuenco de arroz.
  • Muy mal visto rebuscar entre la comida con los palillos.
  • No utilizarlos para cortar.
  • Nunca dejarlos en el cuenco después de comer.

Una vez conozcamos estas normas básicas de comportamiento, toca quizá la parte más complicada, y es cómo sujetar los palillos:

  • Los palillos japoneses son de madera lacada, por lo que son más fáciles de sujetar que sus homólogos coreanos, que son de metal.
  • Una vez hayamos elegido los palillos correctos para comer, mantenemos la mano dominante suelta.
  • Colocamos el primer palillo entre el índice y el pulgar.
  • Equilibramos con el anular.
  • Repetimos la operación con el segundo palillo, dejándolo esta vez reposar sobre el dedo corazón en lugar del anular.
  • Agarramos el segundo palillo con el pulgar, corazón e índice.

De este modo, podremos dejar un palillo fijo y el otro flexible y, así, moveremos el segundo palillo con los dedos índice y corazón. Este agarre da gran estabilidad y firmeza para poder agarrar los alimentos.

Y ahora, ¿te apetece aplicar tus nuevos conocimientos pidiendo Sushimore?

También te puede interesar…

Menú