EL BLOG DE SUSHIMORE

Smart Food: ¿cómo lo aplico en mi rutina?

smart food

El Smart Food es un modelo que ha venido a revolucionar la forma en que nos alimentamos. Bajo la creencia de que se puede disfrutar de la comida saludable, la “alimentación inteligente” ha convencido a muchos de que esta es la forma más adecuada para preservar una ingesta balanceada en la rutina. Su propuesta consiste en reemplazar la comida basura por productos más saludables y orgánicos. Por ejemplo, evitar los snacks cuando hay apuro o pereza y sustituirlos por otro tipo de picoteo sano. Esta propuesta nació en Silicon Valley, donde los jóvenes trabajadores y estudiantes se alimentaban de comida basura, o no comían, a causa de su acelerado ritmo de vida.

Lo más difícil a la hora de cambiar de hábitos es la constancia y repetición. La tasa de deserción de cualquier dieta es casi total y solo algunas personas logran mantenerla en el tiempo. Sin embargo, la filosofía “Smart Food” nada tiene que ver con dietas, ya que no promueve cambios alimenticios, sino la toma de conciencia y la inserción de alimentos más sanos en ciertos momentos clave. Te motiva a tener la oportunidad de saborear todas las variedades de alimentos de una manera que contribuya al buen funcionamiento del cuerpo. El verdadero reto se encuentra en que, para generar un verdadero cambio, se debe empezar por la mente.

En Sushimore, a través de nuestra cocina, somos fuertes promotores de esta filosofía, ya que no es necesario comer comida basura para disfrutar de algo rico. La gastronomía japonesa cumple con los criterios y posee todos los requisitos: es deliciosa, pero a la vez es una fuente rica de nutrientes e ingredientes orgánicos buenos para cada célula y tejido del cuerpo. Lo único que hay que hacer es informarse constantemente y tener la intención de seguir el objetivo de este modelo: promover una alimentación sana reduciendo el consumo de comida basura o “fast food”.

Como hemos mencionado antes, la parte más difícil del desafío es convertir este modelo en un estilo de vida. Desde Sushimore hemos recopilado algunos tips para poder implementar poco a poco el Smart food en tu rutina diaria, sin que sea una carga y que, sin percatarte, se convierta en parte de ella.

Conciencia Eco

Una gran motivación para empezar a implementar el Smart food en tu día a día es conocer sus beneficios para con el medio ambiente, pues a través de la alimentación inteligente se logra un consumo más circular. La promoción de alimentos orgánicos ayuda a reducir todo el desperdicio que se genera con alimentos más artificiales por todo el packaging que los rodea. Sin dudas, un “guiño” al cuidado del planeta.

Cuerpo sano, resultados reales

“Persevera y triunfarás” es el famoso dicho que retrata las metas saludables que se consiguen cuando se deja de consumir comida basura. No solo a nivel externo y  visible, como la pérdida de peso, sino a nivel interno también se comienzan a manifestar mejoras. Experimentas menos hinchazón, mejor estado de la piel y una significante reducción de enfermedades más leves por un fortalecimiento del sistema inmunológico. La comida escasa en nutrientes, proteínas y minerales solo aporta grasas trans y saturadas que afectan directamente a nivel celular y al funcionamiento el cuerpo.

También te puede interesar…

Menú