EL BLOG DE SUSHIMORE

El éxito de las franquicias en España: ¿por qué?

imagen_de_una_cocina

Muy a menudo escuchamos que las historias de grandes marcas, lideradas por las fortunas del mundo, comenzaron en un garaje con los recursos mínimos e indispensables. Movidos por estos relatos, muchos jóvenes con ideas innovadores buscan recursos y nuevos modelos de negocio para cumplir el sueño de convertirse en sus propios jefes. Las franquicias pueden ser esa oportunidad.

Gracias a sus altos índices de aceptación en el mercado y a su fácil y rápida adaptación, el modelo de negocio de las franquicias aumentó durante el 2020 y, contra todo pronóstico, encabezó la lista de opciones para trabajar por cuenta propia en España. Además, las nuevas tecnologías y un marco legal eficaz han facilitado los canales y la logística para la optimización de modelos como este.

La lista de casos de éxito en el mundo es infinita y variada, pero es esencial conocer a los pioneros en el asunto. Sin ir más lejos, en 1953 los hermanos Mcdonald, junto con su socio Ray Kroc, fueron visionarios a la hora de abrir franquicias de su cadena de fast food; que ababó siendo una de las compañías más importantes primero en Estados Unidos y, en poco tiempo, en el mundo.

Sin embargo, cabe preguntarse: ¿sabemos cómo ocurrió el éxito? Como en todos los aspectos de la vida es valioso conocer de cerca el proceso, los contras  y el paso a paso de las experiencias ajenas de los que apostaron al franquiciado, para aprender a plasmarlo.

El secreto detrás del éxito del modelo de franquicias

En España los conocimientos y posibilidades de emprender están a la vuelta de la esquina. El autoempleo ha sido una de las alternativas más buscadas y casi la única forma de introducirse en un mercado golpeado por la pandemia.

A diferencia de un negocio autónomo e independiente, las franquicias poseen un alto nivel de éxito por contar de antemano con una presencia en el mercado y un modus operandi  “enlatado” con garantía de logros, reducción de riesgos y ahorro de tiempos. Mientras que un comercio tradicional tiene una alta tasa de mortalidad en el mercado (la mayoría no sobrevive a los 2 años), solo entre un 5% y un 7% de las franquicias fracasa.

Los números hablan por sí solos. Según el informe de 2020 de la Asociación Española de Franquiciadores, en España existen 1381 enseñas y, dentro de los 40 sectores y subsectores que las componen, la hostelería y la alimentación son los que llevan la delantera en este modelo.

Nuestro propio caso de éxito

Sushimore

Como dice la frase: “toda crisis es también una oportunidad”; y Sushimore no ha sido la excepción.  En un contexto donde el sector gastronómico se vio afectado por el COVID-19, la cadena de sushi cogió más impulso que nunca. Desde el 2018 la compañía es propiedad del inversor Grupo Gadea y, con tan solo 2 años de recorrido, cuenta con más de 25 franquicias en toda España y recientemente han atravesado las fronteras, abriendo 10  restaurantes en Portugal. A este ritmo, se espera que en el 2021 la enseña cuente con 55 aperturas más en todo el territorio español.

Su éxito se debe a diversas claves: están centrados en la innovación y en ofrecer las mejores alternativas para inversores y clientes. Es así como se han sabido adaptar a la pandemia y las circunstancias con un sistema eficaz de delivery, venta online y su filosofía de Smart food, que consiste en ofrecer alimentos sanos y  a la vez deliciosos. Además, a través de las famosas “phantom kitchens”, donde varios rentan las cocinas, generan un espacio de producción común y logran una estrategia de reducción de costos notoria y rentable.

El negocio fue especialmente diseñado para aquellos que desean emprender de una manera rápida y fácil. En las primeras instancias,  se ofrece un “pack de apertura” con un monto fijo y sin ambigüedades, un personal inicial reducido con formación incluida, rentabilidad de los espacios físicos y ser parte de la promoción de un producto rico, sano y aceptado por el público.

También te puede interesar…

Menú