salmon poke

Las 5 claves del éxito del poke bowl

Es más que probable que a estas alturas ya hayan oído hablar del poke bowl. Puede que también lo hayas probado e, incluso, que te hayas informado y ya conozcas su origen y sus características. De todos modos, para los que no, os vamos a contar de manera clara de dónde viene este plato y cuáles son las claves de su rotundo éxito.

Un poke bowl es una ensalada de pescado de origen hawaiano. Concretamente, se sabe que fue creado por los pescadores de las islas, que marinaban y cortaban en dados su captura del día. De hecho, la palabra ‘poke’ significa cortar o trocear, y hace referencia directa a la manera en que se preparan los ingredientes para la elaboración final del plato.

Ahora, el poke ha llegado a nuestros restaurantes, nuestras casas y nuestros feeds de las redes sociales y se ha popularizado sin límites. Además, el auge de las tendencias real fooders y de la preocupación por la nutrición y la salud han hecho del poke una opción ideal para muchos.

Es sano

El poke es un plato bajo en grasas, con proteínas, verduras e hidratos de carbono que te darán energía para toda la tarde. Generalmente, lleva una base de arroz, aunque también pueden encontrarse opciones en las que puedes elegir quinoa, lechuga o kale para tu poke. Si lo preparas tú mismo en casa, las opciones son infinitas, las que tú quieras.

Esta base se complementa con una proteína, generalmente pescado (atún o salmón). Sin embargo, puedes elegir añadirle pollo, heura o lo que tú prefieras. A continuación, corta y añade los vegetales y/o frutas que más te gusten: edamame, alga wakame, aguacate, mango, piña, zanahoria, pepino…

Por último, suele añadirse un toque final de sésamo o una salsa, a tu gusto. Si lo quieres 100% sano, no añadas salsa, añade poca cantidad o asegúrate de preparar la salsa casera que más te guste.

Es nutritivo

Con todos esos ingredientes, ya vemos que el poke tiene todo (o casi todo) lo que el cuerpo necesita. Igual que la dieta japonesa, el poke te aporta hidratos de carbono y energía, verduras, fibra, frutas, proteínas… Es un plato ideal para incluir en una dieta equilibrada.

Se adapta a todos los gustos

Puedes elegir la base, la proteína principal y los vegetales y complementos que más te apetezcan. Puede que no seas un gran fan del atún marinado, pero siempre podrás buscar un poke con salmón o pollo. Si no te chifla el pepino, no se lo pongas. ¡Hay mil y una opciones para prepararte tu poke en casa!

Si no es en casa, además, existen muchas opciones de comida a domicilio o para llevar que pueden ahorrarte el trabajo. En Sushimore te ofrecemos poke de atún, de salmón, de surimi o veggie. Elige el que quieras y cómetelo donde más te guste.

Se adapta a tus gustos y a tus planes, pues es fácil prepararlo para llevar en un envase adecuado.

Es fácil de preparar

  1. Si lo haces con pescado, córtalo en dados y ponlo a marinar con aceite de sésamo y salsa de soja, o con los ingredientes que prefieras para que le aporte sabor.
  2. Escoge tu base. Si es arroz o quinoa, cuécelos siguiendo las instrucciones del fabricante.
  3. Corta el resto de tus ingredientes en dados o rodajas, según prefieras o según el ingrediente del que se trate.
  4. Una vez cocido el arroz, deja que se enfríe un poco y colócalo en la base de tu bol. Coloca encima tu proteína y los demás ingredientes.
  5. Dale el toque final que más te guste: sésamo, mayonesa japonesa, aceite de sésamo, etc.
  6. ¡LISTO!

Está buenísimo

Esta última clave no necesita explicación. Si está buenísimo, se dice y punto.

 

 

rentabilidad-franquicia

La rentabilidad de la franquicia Sushimore

 

Para muchos, el sueño de emprender se quedaba solo en eso: un sueño. Son muchas las dificultades que hay que superar para poder construir tu propio negocio, las preocupaciones no cesan y el momento ideal nunca llega. Partiendo de esta situación, desde Sushimore tratamos de diseñar un modelo de franquicia accesible y rentable que facilitase el emprendimiento y diese la oportunidad a muchos de montar su propio local gracias a nuestro sistema de franquicias.

Las ventajas de las franquicias

Decidir abrir una franquicia tiene ciertas ventajas destacables frente a la puesta en marcha de un negocio nuevo, desde 0. En primer lugar, la empresa franquiciadora te proporcionará ciertas directrices que ya no has de desarrollar por tu cuenta; te vendrán dadas. Estas directrices, además, estarán basadas en la experiencia anterior y habrán sido perfiladas a lo largo del tiempo de vida de la marca. Esto te da cierta seguridad y no deja lugar a la especulación, evitando ciertas situaciones de prueba y error y ganando tiempo.

Además, no suele suponer tanta inversión inicial como al empezar con un negocio independiente. Desde la empresa franquiciadora suelen establecerse ciertas facilidades para los pagos y, además, existen múltiples opciones de financiación disponibles.

Abrir una franquicia supone asumir un riesgo menor, pues estás decidiendo explotar una marca que ya es conocida por cierta parte del público objetivo. El hecho de contar con una red de franquicias anterior te permitirá aprovechar economías de escala. Todos los esfuerzos anteriores de la marca por ser conocida repercutirán positivamente en tu negocio, pues habrán aumentado el conocimiento de la marca y transmitido, de haberlo hecho bien, una imagen positiva de ella. Esto hará que el cliente desarrolle con mayor facilidad un sentimiento de confianza hacia tu negocio y oferta de productos.

Por último, es importante destacar que gran parte de las empresas franquiciadoras llevan a cabo un proceso formativo al poner en marcha un nuevo punto de venta. Esto significa que te proporcionarán todos los conocimientos necesarios para respetar los valores de la marca y su forma de dar servicio. Esto, además de ser importante para la imagen de marca, te ahorrará tiempo y quebraderos de cabeza.

La franquicia Sushimore

Desde que nació Sushimore, la marca ha ido creciendo y ganándose su espacio en el mercado español del sushi. Dos puntos a favor:

  • El sushi está de moda.
  • Sushimore dispone de distintos modelos de negocio adaptados a tus necesidades y las de la localización en cuestión.

Puedes estar buscando un local pequeño, enfocado sobre todo en el delivery y el take away, reduciendo costes y aprovechándote del nombre de la marca en una zona en la que ya está presente en la mente del consumidor. También puede ser que tengas un local en un punto estratégico, fácilmente reformable y que tu aspiración sea tener un restaurante de sushi bien decorado en el que atender a tus clientes en mesa, cara a cara. Bueno, sea como sea no es un problema en Sushimore.

Contarás con un equipo que te apoyará desde el primer momento. Estarán contigo desde la búsqueda y evaluación de la localización al día de la inauguración, pasando por la reforma del local y la realización de campañas y acciones de marketing para impulsar tu nuevo proyecto.

Si quieres más información, no dudes en ponerte en contacto para resolver cualquier duda, asesorarte y empezar a recorrer el camino hasta tu propia franquicia Sushimore.

 

platos japoneses

Los platos más típicos de la cocina japonesa

Es probable que al pensar en Japón o en platos japoneses pienses, automáticamente, en arroz y en pescado. Es lógico, ya que la comida japonesa más extendida en nuestros restaurantes es el sushi e incluso sin haberlo probado sabrás que su origen es nipón.

Te presentamos algunos de los platos típicos de la cocina japonesa que has de conocer y probar sí o sí y que puedes encontrar en alguna versión en Sushimore.

Edamame

No son otra cosa que vainas verdes de soja, recogidas antes de alcanzar la maduración. Se cuecen al vapor y se les añade sal. Después, suelen servirse en frío, acompañadas de salsa de soja u otros aderezos.

Es un imprescindible en la sección de entrantes de cualquier menú asiático y, además, podemos encontrarlas cada vez más en supermercados. Se han convertido, incluso, en un snack popular entre cierto público, ya que es delicioso, sano y posee propiedades beneficiosas para la salud.

Pruébalo en nuestros pokes y la ensalada de edamame.

Sopa Miso

Ya os hemos hablado de este plato en alguna entrada anterior, pero se merece todas las menciones posibles. La sopa de miso como tal es uno de los platos por excelencia de la cocina tradicional japonesa. Es tan popular que se sirve en almuerzos, comidas y cenas; eso sí, siempre como acompañamiento de arroz u otros platos.

No solo resulta increíblemente reconfortante, sino que, además, al contener miso (ingrediente que le da nombre a la sopa), tiene propiedades probióticas. Esto la hace fácil de digerir y beneficiosa para nuestro sistema digestivo.

Gyoza

Podemos situar su origen en China, donde también son muy populares a día de hoy y donde reciben el nombre de jiaozi. Sin embargo, su expansión a otros países de Asia y, en concreto, a a Japón, trajo consigo la popularización de esta empanadilla en el país nipón y su adaptación a los gustos y formas de cocinar de la cocina japonesa.

La tradición japonesa se preocupa de manera especial por la estética, por lo que las gyozas presentan una forma y aspecto perfeccionados. Además, su cocción se caracteriza por tener dos pasos: primero freímos la base de las gyozas y luego terminamos de hacerlas al vapor. Así, quedarán con un lado crujiente.

El relleno tradicional se compone de una mezcla de carne de cerdo, cebollino, calabacín, ajo, jengibre y aceite de sésamo. Sin embargo, puedes encontrarlas de muchos sabores distintos. Nosotros las tenemos de pollo, de verduras y de cerdo.

Teriyaki

Aunque todos conocemos la salsa teriyaki, realmente esta palabra hace referencia a una técnica culinaria. Teriyaki es el resultado de mezclar la palabra teri, ‘brillo’, con yaki, ‘asado’; pues los alimentos cocinados de esta manera adquirían un aspecto brillante y jugoso a causa de los condimentos utilizados.

Los ingredientes tradicionales de la salsa teriyaki eran salsa de soja, vino de arroz, azúcar y sake. Va genial con el pollo, por eso nosotros te ofrecemos un delicioso hotbowl de arroz con pollo teriyaki.

Tamagoyaki

Tamagoyaki significa, literalmente, ‘huevo asado’. Es una tortilla de huevo japonesa que suele prepararse en una sartén con forma rectangular, para poder después enrollarla y darle la presentación característica.

Es habitual verlo servido en desayunos, pero también en piezas de sushi. En Sushimore puedes encontrarlo en hosomakis y uramakis.

Sashimi

El sushi siempre ha de incluir arroz, por lo que hay que tener claro que el sashimi no es sushi. El sashimi consiste en cortar el pescado crudo (sí, crudo del todo) en trozos más o menos finos y que sean cómodamente consumidos de un solo bocado.

Los pescados más populares para probar este plato son el salmón y el atún, que puedes encontrar en nuestra carta, pero los japoneses consumen sashimi de infinidad de variedades: pez globo, pulpo, dorada, calamar…

Sushi

Como decíamos, el sushi está basado en el arroz y no en el pescado crudo. Así, hablamos de sushi para referirnos a piezas de arroz aderezado con vinagre de arroz, azúcar y sal y combinado con otros ingredientes como las algas. Según su preparación, da lugar a diferentes variedades de piezas de sushi como los hosomakis o los nigiris.

Dorayaki

Uno de los dulces japoneses más populares y el favorito de Doraemon. El dorayaki tradicional se compone de dos bizcochitos redondos y, en medio, un relleno dulce de judías (anko). Actualmente no es extraño encontrarnos con un interior de mermelada, chocolate, chocolate blanco, té verde…

Los tienes en todos los locales Sushimore.

Mochi

Otro dulce japonés popular a más no poder y que también está disponible en nuestra carta.  Igual que el dorayaki, puedes encontrarlo, y cada vez más, de sabores muy variados.

La manera tradicional de elaborar los mochis es todo un ritual, conocido como mochitsuki, que requiere de gran coordinación entre los participantes. EL mochi se prepara a base de arroz, que se deja a remojo durante horas para luego cocerlo al vapor y colocarlo en un mortero gigante conocido como usu. Para dar forma a la masa, una persona golpeará con un gran mazo el arroz mientras que otra, entre golpe y golpe, lo removerá o amasará con las manos.

 

temaki de atún picante

¿Sabes lo que es un temaki?

La cocina japonesa nos enseña mil y una formas de preparar el sushi. Si te interesa este tipo de gastronomía, has ido alguna vez a un restaurante de sushi o has estado en Japón, puede que te suene familiar el nombre temaki. Es muy probable que no sea la elaboración de sushi más habitual o conocida para nosotros, como pueden ser los nigiris, pero merece la pena hablar sobre ella. Sigue leyendo y te irás la cama sabiendo un poquito más y con ganas de probarlo.

Una vez aprendes la técnica y le coges el truco, preparar un sushi básico en casa, “nivel usuario”, no es excesivamente complicado. Sin embargo, controlar la presión y la manera de enrollar correctamente todos los ingredientes, para que después no se deshaga, puede ser lo más difícil. Con el temaki, sin embargo, no tendrás ese problema. Veamos sus características más especiales:

Sencillo y para toda la familia

Como decíamos, el temaki te ahorrará tiempo si todavía no eres un experto haciendo Rolls. Este tipo de pieza se enrolla con la mano, así que olvídate de la esterilla de bambú (makisu) y vuelve a guardarla en el cajón. De hecho, temaki significa, literalmente, “hecho a mano”.

Así, simplemente tendrás que coger el alga nori, extender dentro el arroz y los ingredientes elegidos y comenzar a enrollar, de una esquina a otra, hasta acabar formando un cono de sushi. ¡Ahora ya puedes comértelo! No, no, deja los palillos; esto se come directamente con la mano.

Ya te lo hemos dicho: más fácil, imposible. Es por esto que se han convertido en una gran opción para la comida callejera o el grab & go, pues puedes comértelo sin necesitar nada más, en cualquier lugar e incluso en movimiento.

Lo único que has de tener en cuenta es que el alga nori es blanda y, sobre todo si el temaki lleva salsa, has de darte prisa en hincarle el diente. De todas formas, creemos que es un buen precio a pagar y, con lo bueno que está, no te costará nada.

Versátil y a tu gusto

Seguro que conoces los ingredientes típicos de sushi: el arroz, el salmón, el atún… Sin embargo, y gracias también a su tamaño, el temaki resulta ser un plato tremendamente versátil. Dado que es grande, puedes mezclar bastante variedad de ingredientes de la manera que más te guste.

Además, puedes permitirte improvisar con lo que tengas en casa o ponerte creativo con cosas nuevas. Hazlo de carne, de cangrejo, pasa el pescado por la plancha antes de enrollar, añade la verdura que más te guste… ¡todo le quedará bien!

Además, puedes elegir una salsa para el toque final. Dependiendo de los ingredientes que hayas elegido, puedes optar por la tradicional salsa de soja, salsa teriyaki, mayonesa japonesa o sriracha, por ejemplo. Las opciones son infinitas.

Nuestros temakis

Si te ha gustado lo que has leído hasta aquí, queremos ponértelo muy fácil. En Sushimore tenemos nuestra variedad de temakis disponibles en carta para que puedas, de manera también fácil y rápida, hacer tu pedido a domicilio o a recoger en el local. Puedes elegir entre:

  • Temaki de salmón, aguacate y mayonesa japonesa.
  • Temaki de calabaza, aguacate y pepino, para los veggies.
  • Temaki de surimi, pepino, aguacate y mayonesa japonesa.
  • Temaki de atún y aguacate.
  • Temaki de atún picante y aguacate, con un punto más hot.

No te cortes, pruébalos y, después, nos cuentas.

YAKISOBA VEGGIE

El éxito de los fideos yakisoba

Los yakisoba son probablemente el plato que más personas ha conseguido iniciar en la cocina asiática y japonesa. Al tratarse de fideos, los occidentales nos mostramos menos reacios a probarlos y a casi todo el mundo le gustan; son un éxito asegurado.

Estos fideos tienen su origen en China, donde se le llama chow mein. Sin embargo, se han ido incorporando a la cultura gastronómica de otros países y, a día de hoy, son increíblemente populares en Japón y forman parte de cualquier menú de cocina japonesa.  Llegaron a la cocina nipona hace más de 100 años y fue realmente desde allí desde donde comenzaron a popularizarse.

En Japón es considerado un plato casero o de comida callejera, reconfortante pero no habitual en los restaurantes de más alta gama. Esto no significa, ni por asomo, que los disfruten menos.

¿Qué tienen de particular los fideos yakisoba?

Yakisoba significa “fideos fritos”, lo que ya nos da una gran pista sobre su preparación. Los fideos son elaborados con harina de trigo, cocidos y, después, fritos. Si se trata de fideos frescos, puede que no sea necesario cocerlos antes. Es ese último paso el que les da a los fideos su característica diferenciadora, y es que suelen quedar ligeramente tostados. A diferencia de otros noodles, además, se comen en seco y no bañados en caldo, como en el ramen o muchos otros platos de la cocina asiática.

¿Cómo se sirven estos fideos?

Para dar variedad al plato suelen prepararse con verduras como zanahoria, col o cebolla, y se les añade también alguna proteína. Según la zona, puede ser más habitual verlos con pollo, cerdo o ternera, aunque es un plato que admite muchas variaciones. El toque final lo aporta la salsa yakisoba, muy habitual en otros platos japoneses pero imprescindible para estos fideos. Suelen definirla como similar a la salsa Worcestershire.

Tras lo dicho anteriormente, aunque de forma opcional, es habitual y queda muy bien añadir topping de aonori (alga nori en polvo), copos de katsuobushi (bonito seco ahumado) o semillas de sésamo.

Podemos servir un plato de fideos yakisoba puede tanto como plato principal como acompañando a otros, por lo que tú decides si te apetece mezclar sabores o no cada día que lo prepares.

Variantes típicas

Existen algunas variantes especiales de este plato. Por ejemplo, el Yokote Yakisoba, originario de la ciudad de Yokote, se sirve con un extra final: se coloca un huevo encima de los fideos.

Otra manera bastante popular de preparar y servir los yakisoba consiste en colocar los fideos en el interior de un bollo de pan abierto (un koppe pan), al estilo de un perrito caliente.

Yakisoba en Sushimore

Si tras leer este artículo te apetece iniciarte en la cocina japonesa probando unos deliciosos yakisoba, o si ya eres un experto pero nunca te cansas de ellos, en Sushimore tenemos varias opciones para ti:

  • Yakisoba de pollo.
  • Yakisoba de verduras.
  • Yakisoba veggie.

Para los seguidores de una dieta meat free, o para los que no queráis comer carne ese día, os proporcionamos la opción con verduritas y la opción veggie, que incluye proteína de heura, un producto del que ya os hemos hablado y que nos flipa.

¿A qué esperas para pedir uno?

sopa de miso

La sopa de miso, un clásico beneficioso

Un plato que está presente en casi todos los menús de cocina japonesa es la sopa de miso. Este alimento es sumamente popular en el país nipón, no solo porque sea delicioso, sino también por la gran cantidad de propiedades y beneficios que aporta al organismo. De hecho, es considerado por muchos un plato indispensable en la dieta japonesa y es visto incluso como una «medicina» que contribuye a la longevidad de la población japonesa.

¿Qué es exactamente el miso?

El nombre significa, en japonés, “fuente de sabor”. Se trata de un condimento de origen japonés, en forma de pasta y elaborado con semillas de soja, cebada o arroz fermentados y sal marina. Esa fermentación se alarga durante varios meses o, incluso, años, y se produce gracias al hongo koji, es decir, de manera totalmente natural.

Durante mucho tiempo, este condimento ha estado ligado a la cocina tradicional japonesa más humilde. Sin embargo, sus beneficios y su gran sabor han provocado que se popularice. Ahora puedes encontrarlo en gran variedad de nuevas recetas, desde las más populares a otras más exclusivas en restaurantes de todo el mundo.

Dependiendo del ingrediente base y del tiempo de fermentación, podemos encontrar distintos tipos de miso, con colores distintos y matices de sabores también diferentes. Así, podemos elegir para nuestras elaboraciones el shiro miso, el aka miso, el hatcho miso

¿Cuáles son sus beneficios y propiedades?

Como hemos dicho, la fermentación del miso se produce gracias al hongo koji. Esta cualidad convierte a este condimento en un probiótico que contiene ciertas bacterias beneficiosas para nuestro sistema digestivo. Así, es fácil de digerir para aquellas personas que tienen un estómago delicado o que se están recuperando de algún virus o gastroenteritis. Sienta muy bien en cualquier momento.

Al estar hecho a base de productos como la soja, tiene un importante contenido de proteínas vegetales, además de proveernos de vitaminas y minerales esenciales como pueden ser el ácido fólico, el calcio o el magnesio.

La sopa de miso

En la cocina, el miso tiene la increíble propiedad de potenciar el sabor de otros alimentos. Esto te permite darles un sabor único y, además, reducir el uso de condimentos como la sal, cuyo uso excesivo suele estar contraindicado.

Es un condimento concentrado, por lo que lo habitual es utilizar cantidades pequeñas. Sin embargo, esto dependerá también, como es lógico, del tipo de miso que estemos utilizando, de la receta y del gusto personal de cada uno.

Además, dado que es probiótico, como ya hemos dicho, no debemos someterlo a temperatura muy elevadas, pues los microorganismos beneficiosos para nuestra salud desaparecerían. Es por esto que al preparar la sopa de miso, este condimento se añade al final del proceso, cuando ya no va a hervir y, simplemente, el calor hará que la pasta se deshaga y de su especial sabor a todo el plato.

Hemos visto que el miso es un componente lleno de propiedades, así que el consumo de la clásica sopa de miso será también beneficiosa para nuestro organismo. Algunos estudios respaldan que contribuye a disminuir los síntomas de enfermedades intestinales o digestivas, pues aumenta las funciones del sistema inmune y hace que el crecimiento de bacterias dañinas disminuya.

Además, te mantendrá calentito este invierno, ¿qué más se puede pedir?

 

Uramaki Heura con topping

Heura, el aliado 100% vegetal del sushi

Con el paso del tiempo, todos nuestros hábitos van experimentando cambios, incluso aunque nosotros no nos demos cuenta. Hace unos años, probar una pieza de sushi era algo que solo los más atrevidos hacían sin pensar, mientras que hoy su consumo se ha popularizado. De igual manera, han aumentado las personas que optan por seguir dietas vegetarianas y veganas y, con el problema medioambiental sobre la mesa de debate, han ido surgiendo nuevas opciones de alimentos novedosos, de origen vegetal y más respetuosos con el entorno.

En Sushimore no nos hemos quedado atrás nunca y estamos en constante movimiento e innovación, por lo que te presentamos uno de nuestros aliados a la hora de ofrecer opciones veggie y veganas a todos nuestros sushi lovers.

Heura Foods

Nació en Barcelona de la mano de Bernat y Marc, sus creadores. Definen Heura Foods, además de como una empresa, como un movimiento social: no solo ofrecen una alternativa vegetal a la carne, sino que pretenden animar a las personas a cambiar sus hábitos alimentarios por otros más sostenibles y saludables, sin renunciar a un sabor increíble.

Además, el haber nacido en el Mediterráneo dota a sus productos de su herencia gastronómica. Heura se enorgullece de utilizar aceite de oliva de gran calidad, probablemente uno de los ingredientes más característicos de la dieta mediterránea y de la gastronomía española.

¿Qué es realmente Heura y cómo se hace?

Es 100% vegetal o plant-based. Todos los productos están elaborados con las mejores legumbres, molidas hasta formar una harina concentrada que, después, se mezclará con agua. Se controlarán las condiciones de calor, humedad y presión adecuadas hasta conseguir la textura perfecta para los productos de Heura, que no solo servirán para satisfacer a quienes no comen carne, sino que podrán convertirse en una buena opción para quienes quieren probar cosas, nuevas, consumir alimentos sostenibles y aumentar la variedad de platos de su dieta.

El último paso es marinarlo con albahaca, orégano y demás especias, cuidadosamente escogidas, para conseguir los distintos acabados y sabores disponibles de la marca. ¡Ahora solo queda llevarlo a tu casa, preparar, emplatar y disfrutar!

Nuestros platos con Heura

Como os decíamos, en Sushimore no nos gusta dejar pasar las oportunidades, así que desde hace un tiempo ya apostamos por esta proteína vegetal para algunos de nuestros platos aptos para veganos y vegetarianos.

Sabemos que a veces puede ser complicado encontrar un lugar al que pedir con opciones para todos, por lo que… ¿te apetecen unos yakisoba? ¡Tenemos yakisoba veggie! ¿Mejor un poke, que hace calor? ¡Nuestro poke veggie! ¿Y si te apetece sushi? Sin duda, tienes que probar nuestro uramaki roll de Heura (para no quedarte con hambre, ve directamente a por el combo Be Vegan).

Seguro que te apetece alguno de los platos que hemos dicho, así que… ¡no dudes en probarlo!

palillos

Todo lo que debes saber sobre los palillos

En Europa no se empezaron a utilizar cubiertos en la vida diaria hasta el Siglo XV, como poco. Nada que ver con los palillos chinos, que al menos se utilizan desde el siglo VI a.C.; aunque está documentado que los orientales ya cocinaban con palillos desde hace cinco milenios. Y es que ahí está el origen de los mismos: se empezaron a utilizar para cocinar y mover la comida; así como para transportar los alimentos al fuego y sacarlos una vez el alimento estaba cocinado. Posteriormente, también se utilizaban para sacar los alimentos de las perolas y ollas. Esto es algo que encaja muy bien con la gastronomía japonesa, basada en pequeños trozos que hacían que el cocinado fuera rápido y se gastara menos tiempo y energía; y sin ninguna necesidad de cuchillos para cortar.

En la zona asiática de donde proceden predomina el bambú y quizá, solo quizá, por eso en chino se les llame Zhú (竹), que también significa bambú. En un principio, rara era la vez que se hacían de otro material. Sin embargo, con el paso del tiempo y el desarrollo de la civilización, la corte empezó a utilizarlo de otros materiales más nobles como oro, plata o marfil; como signo distintivo de la clase social. De hecho, los palillos de plata se hicieron muy populares, ya que este material reaccionaba al ponerse oscuro ante algunos venenos, por lo que protegía a los emperadores de un posible envenenamiento.

No todos los palillos son iguales

La dinastía Shang, más de un milenio antes de Cristo, extendió el uso del palillo por todo Asia y cada región los adaptó a sus particularidades. Pasaron, de ese modo, a ser una parte importante de la cultura asiática. De hecho, los palillos japoneses son más cortos que los chinos por varios motivos. En primer lugar, no existe tanta tendencia a compartir los alimentos y se come de otra manera: acercando el bol a la boca. Además, son más finos, ya que la dieta japonesa es rica en pescados y se requiere de una mayor destreza para separar espinas. En realidad, en un principio los palillos japoneses estaban unidos en la parte superior, aunque rápidamente evolucionaron hacia dos palillos separados, de una longitud de 23 centímetros y lacados o barnizados; a diferencia de los chinos que son de madera al natural.

Siete normas de etiqueta en el uso de los palillos

  • Nunca batir ni golpear: parecerá que estás metiendo prisa.
  • No se tiran ni dejan al azar: se depositan de manera ordenada.
  • Nunca se cruzan: siempre en paralelo.
  • Prohibido dejarlos clavados en los alimentos o sujetos en el cuenco de arroz.
  • Muy mal visto rebuscar entre la comida con los palillos.
  • No utilizarlos para cortar.
  • Nunca dejarlos en el cuenco después de comer.

Una vez conozcamos estas normas básicas de comportamiento, toca quizá la parte más complicada, y es cómo sujetar los palillos:

  • Los palillos japoneses son de madera lacada, por lo que son más fáciles de sujetar que sus homólogos coreanos, que son de metal.
  • Una vez hayamos elegido los palillos correctos para comer, mantenemos la mano dominante suelta.
  • Colocamos el primer palillo entre el índice y el pulgar.
  • Equilibramos con el anular.
  • Repetimos la operación con el segundo palillo, dejándolo esta vez reposar sobre el dedo corazón en lugar del anular.
  • Agarramos el segundo palillo con el pulgar, corazón e índice.

De este modo, podremos dejar un palillo fijo y el otro flexible y, así, moveremos el segundo palillo con los dedos índice y corazón. Este agarre da gran estabilidad y firmeza para poder agarrar los alimentos.

Y ahora, ¿te apetece aplicar tus nuevos conocimientos pidiendo Sushimore?

sushi-atun

Cómo preparar sushi de atún y no fracasar en el intento

Hacer sushi es un arte que puede aprenderse que va desde una buena selección del producto hasta un corte, elaboración y montaje de las piezas de sushi al detalle. Por supuesto, cada paso es importante para que el resultado sea exquisito. Sin un trabajo a conciencia, veremos un resultado que no deseamos. Sin embargo, siguiendo algunos pasos para hacer sushi en casa podremos obtener makis, sashimi y nigiris de atún como si estuviéramos en Sushimore.

El primer paso, como todo en la cocina, empieza en el mercado.

¿Cómo seleccionar el mejor atún?

 Debemos elegir un buen mercado, de confianza y que sepamos que traen pescado fresco. Además, la hora a la que acudamos es importante. ¿Has oído eso de “ya está todo el pescado vendido”? Pues se refiere a que las mejores piezas se las suelen llevar los que más madrugan.

Una vez en el mercado, el pescadero tiene mucha influencia, ya que le sacará las mejores piezas a sus mejores clientes. Por ello, es importante que no te den gato por liebre y debes fijarte, en primer lugar, en que el olor sea intenso a mar y a sal y que no desprenda ningún hedor, síntoma de que se ha pasado.

Las pupilas de los ojos deben estar brillantes, con la córnea clara y debemos fijarnos, sobre todo, en que el ojo no haya perdido su color original. Por otra parte, el cuerpo debe ser liso y estar libre de imperfecciones y suciedad; así como que las escamas estén pegadas en la piel y las branquias tengan rojo intenso (algo que nos dirá que el pescado es fresco de verdad).

 ¿Cómo tratamos el pescado una vez llega a casa?

Primero, ¡no olvides congelarlo al menos a 20 grados durante 24 horas nada más llegar a casa para evitar anisakis!

Después de descongelarlo…

Si la materia prima es fresca, significa también que no se ha tratado aún y que en el transporte se ha almacenado, aunque haya sido por poco tiempo, en cajas; y que ha pasado por varias manos. Por ello, es importante escurrirlos con agua fría al menos dos minutos. Después, ya podemos descamarlo raspando con el cuchillo en 45 grados, con golpes secos y empezando desde la cola hacia la cabeza, primero un lomo y después el otro. Después, quitaremos las aletas para poder abrir fácilmente al atún.

Posteriormente, deslizaremos el cuchillo por el vientre hacia el cuello, suavemente y con poca profundidad para no perforar las vísceras. Una vez hecho, abriremos el lomo del atún para sacar los órganos del interior. Una vez se han retirado, limpiaremos de nuevo en el fregadero hasta que la pieza esté lo más limpia posible.

En este proceso la calidad del cuchillo hace mucho; y este debe estar bien afilado para que los cortes sean suaves, el proceso fácil y el resultado de profesional.

 Sobre la importancia del corte

Después de que el pescado esté tratado y limpio, podremos sacar los lomos del pez. El trabajo ahora no es baladí, y es que toca filetear tal y como nos lo vamos a llevar a la boca, por lo que hay que pensar en la presentación del producto.

Los cortes deben ser lo más finos posibles, pero no tanto como para que el atún esté en riesgo de romperse. Lo más recomendable es un grosor de 5 milímetros. Sobra decir que en este paso lo afilado y la calidad del cuchillo cobran suma importancia, y es que el comensal detectará fácilmente si el corte no es suave o tiene “tijeretazos”.

 Platos de sushi que llevan atún

 Con el atún fileteado toca saber qué vamos a hacer con él. En el amplio mundo del sushi tendremos miles de posibles combinaciones de sabores y de montaje de piezas. Aunque si el pescado es bueno nunca falla prepararlo como sashimi, que se coloca crudo en un plato y queda estupendamente para abrir boca.

También podemos hacer elaboraciones con arroz, algas y, por ejemplo, aguacate y semillas para colocarlos en forma de hosomaki, nigiri o uramaki y, por qué no, incluirle elementos más sofisticados como una salsa picante e incluso un flambeado del pescado para que la cena te quede de película.

 Cómo emplatar el atún

 Los japoneses son muy suyos y si quieres que la cena quede lo más nipona deberás seguir estas máximas en todo momento:

  • Luces tenues y rojos predominantes.
  • Se come con palillos, ¡olvida los cubiertos tradicionales!
  • Poco es mejor. Los japoneses preparan muchos platos con pocas porciones. Ni se te ocurra llenar un plato.
  • La presentación deberá ser en platos grandes con pocas piezas de sushi al centro; y platillos individuales para que cada comensal vaya cogiendo las piezas.
  • ¿Y la vajilla? Como decíamos, grande. Intentemos también que la superficie esté dibujada con florituras asiáticas. Así, la conjunción de elementos nos hará viajar a Japón durante la cena.

Por supuesto, hay que tener tiempo para preparar una cena de sushi en casa. Así que si no sabes si llegas o, simplemente, prefieres confiar en un profesional que lo haga por ti, siempre puedes pedir Sushimore a domicilio. Te lo serviremos perfecto y quedarás de maravilla con tus invitados.

¡Te toca!

beneficios cocina japonesa

Beneficios de la gastronomía japonesa

Una de las mejores partes de tener a mano la cultura gastronómica de países de todo el mundo es incorporar sus beneficios a nuestro día a día para mejorar nuestra vida. Poder pedir sushi a domicilio va más allá de que nos sirvan comida japonesa en casa, ya que nos va a permitir tener una alimentación más variada e incorporar hábitos saludables a nuestro día a día. Japón tiene una cultura milenaria asentada, con una gastronomía y un estilo de vida que le han posicionado como la sociedad más longeva del mundo.

Pero…¿Cómo es esa cultura gastronómica tan beneficiosa para la salud? Podríamos arañar la superficie hablando únicamente de sushi, pero lo cierto es que su éxito tiene que ver más con el cómo que con el qué.

Alimentarse de manera equilibrada

Lejos de un filete con patatas, alimentarse bajo las costumbres del país nipón nos va a permitir tomar más de treinta ingredientes al día que nos van a dar los nutrientes que necesitamos.

De hecho, su dieta mezcla pescados frescos crudos con cocidos o marinados y se caracteriza por aportar una composición de proteínas, grasas e hidratos de carbono que alcanza las calorías diarias recomendadas para hombres y para mujeres. Por ello, muchos consideran la dieta japonesa como la perfecta para una vida equilibrada.

Ingredientes

La tradición japonesa, muy ligada al budismo, está totalmente relacionada con el vegetarianismo. De hecho, hasta la apertura de Japón a Occidente era raro encontrar comida procedente del mundo animal en su carta. De este modo, el conocimiento y variedad de verduras y legumbres, aportan grandes beneficios a la salud.

En esta línea, es una cultura gastronómica con gran ausencia de carnes y lácteos – que suponen el principal sustento calórico en nuestra cultura. Por el contrario, abundan los productos frescos, ricos en carbohidratos y, además, en lugar de aceites y mantequilla, utilizan caldos.

 La forma de comer

 Quizá su forma de comer sea otra de las claves. Sus platos están basados en pequeñas porciones, lo que disminuye el ritmo de ingesta y permite al cerebro saber cuándo parar. De hecho, un plato de sushi contiene unas 300 calorías, contra las 500 que tiene un plato tradicional español.

Además, el uso de palillos toma menos porción por bocado y nos permite ralentizar aún más el tiempo de ingesta, lo que nos va a llevar a sentirnos satisfechos con una menor cantidad. Sumado a la calidad y variedad de sus alimentos, la digestión será ligera y el aporte nutricional, de alto rendimiento.

A lo largo del día

No solo toman pequeñas porciones y variadas, si no que están acostumbrados a grandes desayunos, no ingerir tentempiés después de la comida y que la cena sea temprana, ligera y centrada en pescado y verdura para facilitar la absorción nutricional lenta antes de irse a dormir. Así, los japoneses van aportando energía a su cuerpo de manera equilibrada a lo largo del día.

Té verde

 Las infusiones de esta planta fueron uno de las aportaciones de esta cultura al resto del mundo. Un japonés, sin embargo, toma esta bebida caliente a diario y de este modo ayuda a depurar y eliminar toxinas. Sin duda, los beneficios del té verde son muchos, entre ellos, ayuda a quien lo toma a tener una buena salud cardiovascular y a mantenerse despierto con la mitad de cafeína que nuestro tan extendido café.

¿Y tú, has incorporado ya la dieta japonesa a tu vida?